Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. aceptar
El vino como elemento socializador y colectivo

El vino como elemento socializador y colectivo

Es difícil encontrar un producto más enraizado en Jerez que el vino, algo que forma parte de la memoria colectiva de prácticamente todas sus gentes y al que han dedicado el mayor de los cuidados desde hace siglos. Engendró una industria que ha dado fama mundial a la ciudad y diseñó un sistema de envejecimiento singular que lo hizo diferente, el sistema de soleras,  que desde siempre ha generado caldos apreciados sin fecha de caducidad. Es curioso, se trataba de envejecer un vino para que, entre otras cosas, no caducara jamás, hecho que en tiempos en los que el transporte era lento y dificultoso le otorgó una ventaja vital para su exportación por delante de vinos tintos franceses, riojas o riberas del Duero, hoy tan en auge.

No hay que olvidar que el vino clásico de Jerez es un vino blanco, pero demostrando una capacidad de adaptación y producción enormes, así como un amor a todo lo que la cultura del vino significa, ya existen en la zona de Jerez y en la provincia de Cádiz numerosos y meritorios vinos rojos, que ofrecerán sin duda al experto bebedor una grata sensación.

El consumo de vino siempre ha estado tildado de múltiples estigmas negativos y asociado a costumbres poco saludables, hecho comprensible por las consecuencias de su abuso dado su contenido en alcohol, pero desde los años 70 del pasado siglo la ciencia ha venido reforzando la visión del vino como generador de salud, y cada vez de forma más frecuente se descubren componentes beneficiosos para nuestro organismo, sobre todo en la prevención de enfermedades cardiocirculatorias y en sus propiedades antioxidantes, evitando así el envejecimiento y alargando la vida. El vino además se ha desmarcado como un eficaz potenciador del sistema inmune, estimulador del metabolismo y es beneficioso para las articulaciones.

Atendiendo a su elaboración, el vino es un producto de la fermentación alcohólica total o parcial, de los azúcares del mosto de la uva o de las uvas mismas; y esta fermentación es llevada a cabo por las levaduras presentes en el hollejo o piel del fruto mediante una capa cerosa llamada pruina, que para satisfacer sus necesidades de crecimiento favorecen el proceso. Hago este resumen para entender que su elaboración es un complejo proceso químico y como tal de él se obtienen una gran diversidad de sustancias que si son analizadas por separado justifican su consumo de forma moderada.

Así, para hacer solo una pequeña lista de estos elementos cabe citar por ejemplo los taninos que, procedentes de la piel de la uva, han constituido toda una revelación a la hora de calificar al vino como un producto saludable. Sus efectos beneficiosos son casi infinitos, pero podemos destacar su efecto protector vascular evitando arteriosclerosis y varices, su potenciación del sistema inmune útil para evitar resfriados y gripes, y su protección gástrica que previene la úlcera. El potasio y los polifenoles que son útiles en las enfermedades cardiacas y oftalmológicas respectivamente son otros de los elementos apreciables y beneficiosos para la salud.

Pero yo destacaría por encima de todo su efecto socializador, su capacidad de reunir a dos o más amigos en torno a una copa y potenciar la charla y el encuentro, y es que, como decía Galileo, a través del vino «el ingenio se vuelve ilustre y claro, el alma se dilata, los espíritus se consuelan y las alegrías se multiplican». Salud.

Posteado el 08/12/2016 Productos 0 854

Deje un comentarioDeje una respuesta

Debe estar registrado para dejar un comentario.

Archivos del Blog

Blog categories

Últimos comentarios

Sin comentarios

Búsqueda del blog

Compare 0